-PIENSA EN POSITIVO

Disfruta de tu experiencia: los estudios han demostrado que te enfrentarás a un mejor al parto. Muchas mujeres, persuadidas de que pueden dar a luz a sus hijos sin dolor o con el mínimo posible, lo consiguen. Si te convences a ti misma, te relajarás y acelerarás el parto. (Lisa Cuevas, matrona desde hace 23 años)

-CULTIVA TU SEGURIDAD

¡Infórmate, lee y relee! Si conoces todas las opciones en el parto –técnicas de relajación, anestesias…– te sentirás más segura. A las matronas nos resulta difícil enseñar a relajarse a una mujer que está de parto. Fomenta esa seguridad en el embarazo. (Ariana López, matrona desde hace 13 años)

-PERMANECE DE PIE

Que haya una cama en la habitación no quiere decir que tengas que acostarte. Pregunta si puedes permanecer de pie, moviéndote: sentirás que mantienes más el control. Las contracciones son menos dolorosas y el movimiento natural, como inclinar la pelvis o la espalda, aprovechando la fuerza de la gravedad, ayudará a que el bebé baje más rápidamente. (Ana Rúa, matrona desde hace 29 años)

-RESPIRA HONDO

Las técnicas de respiración son esenciales para sobrellevar las contracciones. Son muy sencillas de practicar y de aprender. Cuanto más relajada estés, mejor responderá tu cuerpo, permitiendo que la cérvix se abra, preparándose para empujar al bebé. Las respiraciones profundas y lentas llenan los músculos de oxígeno, disminuyendo la tensión, y además te distraen del dolor. (Maite Fernández, matrona desde hace 26 años)


-SÉ REALISTA

Algunas mujeres tienen altas expectativas sobre su parto: piensan que no será caótico o que sus maridos podrán estar con ellas hasta el final, o que el bebé será guapísimo. Pero no siempre es así. Es importante pensar en positivo en el parto e ir con las ideas claras, pero sé realista y no te decepciones si las cosas no ocurren como esperabas. (Maribel Suarez, matrona desde hace 15 años)

-CONFÍA EN TU COMADRONA

Es importante establecer una buena relación con tu matrona. Tendréis que pasar horas en mutua compañía, así que empieza con buen pie, comentándole lo que preferirías en la mejor de las situaciones, y habla con ella cualquier preocupación que tengas. (Rosa Martínez, matrona desde hace 16 años)

-CONSIDERA LOS ANALGÉSICOS

Es muy importante que las mujeres sepan, a priori, las diferentes opciones de analgésicos disponibles para las primeras fases del parto, porque evidentemente un parto sin dolor es más efectivo, seguro y corto que otro doloroso. Pero no es conveniente que te entregues sin más a la anestesia epidural, ya que aumenta el número de partos instrumentales. (Patricia Marín, matrona desde hace 24 años)

-DEJA HABLAR A TU CUERPO

Las embarazadas son muy intuitivas en el parto, así que haz caso de lo que te diga el cuerpo. Algunas mujeres colocan instintivamente una pierna sobre la otra, como si quisieran ponerse de pie. Esto tiene el efecto de alterar la inclinación de la pelvis, lo que favorece la postura del bebé y lo ayuda a descender. (Esperanza Mateos, matrona desde hace 22 años) 

-COME PARA NO CANSARTE

En casa, mientras las contracciones son regulares, aunque distanciadas, come y bebe, pues necesitarás energía, y en el hospital no te dejarán. Se recomiendan alimentos ricos en carbohidratos, como el plátano. (Mar Fuentes, matrona desde hace 13 años)

 

Deja un comentario